Cómo escribir el discurso de bodas perfecto

¿Te toca dar el discurso para una boda y no sabes por dónde empezar? Pues eso sí que es un problema y no cuando te dice tu pareja: “Tenemos que hablar”. Porque sabes que después de eso no tienes que hablar: tienes que dormir en el sofá. 

Pero tú no quieres quedar mal en la boda y para eso necesitas dar el discurso de bodas perfecto. ¿Y cuál es el discurso de bodas perfecto? Sencillamente el que hacemos nosotros y sobre el que puedes pedirnos información en info@tododiscursos.com. ¿Y por qué es perfecto? Porque es personalizado para los novios. Enviamos un cuestionario para que nos cuentes datos y anécdotas sobre los novios y en base a eso elaboramos un discurso divertido, emotivo o un monólogo sobre la vida de los novios que hará reír tanto como cuando les dices a los del restaurante que quieres un menú baratito para la boda, o también un discurso emotivo que hará llorar tanto… como a tu padre cuando le dices que tiene que pagar el menú ya no tan baratito para la boda.

¿Quieres ser la sensación de la boda? Pues entonces olvídate de combinar americana roja con pajarita porque se la hayas visto en una peli a Mario Casas, porque a ti no te va a quedar igual… y de los tirantes ni hablamos. Pero si de verdad quieres ser la sensación con un discurso que haga reír a los novios, no dudes en contactar con nosotros y tu intervención será de lo que más se recuerde de la boda… a no ser que lleves pantalones pesqueros, que se va a recordar pero para mal.

Discursos para bodas: como preparar un discurso a los novios

Estás encantado porque se casa tu hermano, tu hermana, tu amigo o tu amiga y piensas que va a ser un gran día… más que nada porque vas a comer gratis y vas a ver bailar a tus padres con menos ritmo que un cactus.

Pero, de repente, te dice la persona que se casa: “Oye, ¿y por qué no das uno de los discursos? Me haría muchísima ilusión”. Y entonces es cuando se te queda la misma cara que a un vegano en una barbacoa y piensas: “¿Y qué les digo yo a los novios en ese discurso? ¿Hago chistes? ¿Digo algo emotivo? ¿Quedaré en ridículo?” No te preocupes porque con nosotros el único que hará el ridículo en la boda será tu padre cuando salga a bailar “El Venao”.

Y es que tenemos muchos años de experiencia escribiendo discursos que son la sensación de las bodas… siempre después de la novia, que es la que más tiene que brillar. Y es tan sencillo como contactar con nosotros en info@tododiscursos.com y responder al cuestionario que te enviamos con anécdotas sobre los novios para que nosotros podamos escribir tu discurso que hará reír y emocionar a todos.

¡Hola, ya estoy aquí!

¡Qué cabeza la mía! Entre el trabajo, un niño de 4 años y una bebé de 10 meses, he olvidado pasarme por aquí durante mucho tiempo. ¿Pero quién puede culparme? 🙂 En estos meses, he seguido escribiendo discursos para bodas que, está mal que yo lo diga, han quedado preciosos. ¡Incluso he visto fotos de gente súper maja pronunciando estos discursos! Y me ha hecho mucha ilusión.

Sin embargo, he descuidado mi blog y un email recordándome el próximo pago de mi dominio, me ha puesto las pilas. ¿Estoy pagando un dominio que no utilizo? ¡De eso nada! Así que me he propuesto escribir más a menudo en esta página. Que con un post que ponga al año, ya será escribir más a menudo que lo que he estado haciendo últimamente…

¡En fin! Ya no me torturo más. Tengo ganas de utilizar este espacio porque le tengo mucho cariño a mi idea, mi proyecto, mi hobbie, de escribir discursos divertidos y emotivos para bodas. Os puedo asegurar que en los últimos 5 años he escrito muchos, pero muchos, muchos discursos, y sigo emocionándome con la historia que hay detrás de cada ceremonia.

Si tú también quieres un discurso bien chulo, escríbeme a info@tododiscursos.com y empecemos a charlar 😉